#3 Verano 2023

Dolor
ComparteFacebooktwitterlinkedin

Enfoque constructivista para la gestión del dolor

Por: Sara Muntadas

Antes de todo me gustaría decir que en el mundo de la psicología hay muchos tipos de terapia, pero el hecho de que a una persona le haya ido bien una, no significa que a ti te vaya bien también, puesto que cada persona es diferente. Además, hay que tener en cuenta que en un proceso terapéutico tiene que haber una buena vinculación entre el profesional y el paciente, si no hay este espacio de seguridad es difícil que la persona pueda avanzar en su crecimiento personal.

Dicho esto, en este artículo os voy a hablar de la Terapia Cognitivo-Social, también llamada constructivista. Este método se basa en los constructos personales. ¿Y esto qué es? Pues, es el significado que le damos a la realidad. Es decir: que cada persona, basándose en sus experiencias personales, le dará un significado u otro a la situación que está viviendo.

Por ejemplo, en una discusión una persona puede decir que todo ha empezado por una fresa y la otra por un tenedor. En este caso, la persona de la fresa puede que relacione esa fruta a una experiencia desagradable como es el de una alergia que acabó en hospitalización. Y la otra persona, puede relacionar el tenedor a que en el colegio estricto al que iba la obligaban a comer con la derecha siendo zurda. Entonces, aquí vemos cómo cada persona tiene una realidad diferente que ha construido en base al aprendizaje vivido, cada una le ha dado un sentido distinto a la discusión. Por lo tanto, es importante explorar cómo una persona se relaciona con su entorno para poder saber cómo se mueve por el mundo, o lo que es lo mismo, por qué actuamos como actuamos ante las situaciones que se nos presentan a lo largo de nuestra existencia.

Desde la Terapia Cognitivo-Social buscamos una reconstrucción de los significados personales para poder llegar a una autonomía y una autorregulación propia, es decir, que la persona sea capaz de gestionar sus emociones, los conflictos, los problemas, etc., de forma autónoma con los recursos que tiene. Esto nos lleva a romper con los esquemas establecidos en nuestra percepción del mundo, y a poder ser más conscientes de lo que nos sucede y de nuestros actos. En definitiva, a ser proactivos.

Y, siendo más concretos: ¿en qué me puede ayudar este tipo de terapia a la gestión del dolor y la fatiga?

Pues bien, lo esencial es que a través de esta indagación de nuestro concepto de la realidad, podemos reaprender a actuar de otro modo en nuestra vida.

Hay una reconceptualización del significado que le damos al dolor, a la fatiga y a la enfermedad. También, a los NO PUEDO y a lo que hay detrás de ese no puedo. ¿Seguro que es solo una limitación física o es más un impedimento debido a  nuestras vivencias pasadas? Se trata también de saber ver las resistencias psicológicas que hay en nuestra mente que nos impiden gestionar tal situación.

En definitiva, esta terapia va enfocada a conocer la experiencia de cada paciente para entender su realidad y así ayudarlo en el proceso terapéutico que necesita.

Sara Muntadas es Psicóloga de Reu+, especializada en psicoterapia en los ámbitos de atención individual, grupal y de pareja. Realiza acompañamiento terapéutico en el proceso de convivir con una enfermedad que cursa con dolor crónico y / o fatiga. Colegiada: Nº 25302

volver