#2 Diciembre-Enero 2023

CA EN ES
CA EN ES
Entrevistas
ComparteFacebooktwitterlinkedin

ENTREVISTA AL DR. XAVIER SURÍS

Hablamos con el Dr. Surís sobre los orígenes del Plan Director.

¿Cómo fueron esos inicios?

Los inicios del plan director vienen del 2008, hace ya varios años de ello, por iniciativa de la dirección general de planificación, y como propuesta de la Lliga Reumatològica Catalana y de la Societat Catalana de Reumatologia, se propuso sacar adelante el Plan Director. Ya existían precedentes de planes directores, como el de oncología, de enfermedades cardiovasculares, y otros, que sirvieron de referente.
Se desarrolló un trabajo importante entre 2008 y 2010, y finalmente se publicó el documento en 2010. El Plan todavía está vigente con una revisión en 2017, pero las líneas maestras siguen vigentes y seguimos funcionando.

Somos dos codirectores, en este proceso también ha estado la Dra. Marta Larrosa, que ahora ya se ha jubilado de realizar labor asistencial, y yo mismo.
En otras comunidades también tienen iniciativas similares aunque no se llaman Plan Director, y a nivel de estatal existe La Estrategia Nacional de enfermedades reumáticas y musculoesqueléticas. Periódicamente se reúnen los distintos representantes de los territorios con el Ministerio de Sanidad para ir actualizando las líneas estratégicas.

¿En qué consiste el Plan Director?

Si el Plan de Salud es el documento marco de la política sanitaria de la Generalitat, el Plan Director debe ser la concreción del Plan de Salud en torno a las enfermedades del aparato locomotor. Este concepto (aparato locomotor o enfermedad músculo-esquelética) es más amplio que el de las enfermedades reumáticas, porque en ocasiones el concepto de enfermedades reumáticas puede asociarse a un tipo de enfermedades inflamatorias o autoinmunitarias. De entrada, el Plan hace un análisis de la situación de cómo impactan las enfermedades en la sociedad, en los sistemas de salud, y se busca qué carencias y puntos débiles hay, y qué mejoras se pueden introducir. Esto se hace a través de la participación de mucha gente, y también de los pacientes, evidentemente. Se concreta en objetivos y líneas estratégicas, e indicadores que después de cerrar el documento, con el tiempo se va viendo su evolución a través de indicadores y auditorías.

¿El Plan ha permitido avanzar en alguna área en concreto?

Se abordaron diversas líneas de trabajo. Por mayor prevalencia se empezó por los problemas de columna lumbar, osteoporoisis y artrosis, las enfermedades de las partes blandas, el grupo de las artritis, y la fibromialgia también, aunque ya partíamos de un trabajo previo. Luego se empezó a trabajar sobre el modelo asistencial. Esto es crítico en las enfermedades reumáticas, dado que tienen una característica especial que son enfermedades que implican a muchas especialidades, a diferencia de otras que es fácil reconocer a qué médico especialista le corresponde esa enfermedad. En cambio, con las enfermedades del aparato locomotor hay muchos profesionales con especialidades diferentes que interactúan. Esto introducía mucha complejidad, y por tanto se debía definir un modelo de atención que diera un marco de coordinación.

Así pues, el plan director ha permitido trabajar a nivel interdisciplinar.
Es que no hay otra forma. Son muchas las especialidades implicadas: además de la reumatología existe la cirugía ortopédica y traumatología, la rehabilitación, incluso la neurocirugía, las unidades del dolor, la medicina física y rehabilitación, los terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas y todos los profesionales de atención primaria. Ya sabéis que en primaria se dedica casi el 30% del tiempo a las enfermedades del aparato locomotor. Y después, dado que son enfermedades que tienen un importante impacto familiar, social y laboral existe toda la parte extra de trabajo social y comunitaria.
Así pues, el Plan ha permitido tener instrumentos de coordinación, hacer un análisis de cómo estas enfermedades afectan al sistema, y ​​poner en marcha mecanismos de monitorización a lo largo del tiempo de las mejoras propuestas.
La monitorización supuso cambios en la encuesta de salud, que no tenía en cuenta enfermedades como artritis, tendinitis, etc. Esto ha permitido evaluar cómo avanzamos y tener una imagen del recorrido realizado.

A nivel hospitalario y servicios están poniendo en marcha unidades para facilitar la coordinación, pero en primaria todavía hay muchas carencias.

Justamente, hace pocos días estuve en una sesión en el Hospital Clínic, donde explicaban una iniciativa que han tenido. Han creado un grupo o unidad en el que participa atención primaria y la medicina especializada. Es un área muy compleja, no sólo hay muchas especialidades sino que también hay muchos proveedores, tanto en primaria como en hospital. Pero algo que dijeron, y que me alegra mucho, es que el modelo está basado en el modelo que se plantea en el Plan Director. Es un modelo que intenta potenciar la atención primaria y ha logrado crear un Instituto del aparato locomotor dentro del Hospital Clínic, donde todos los especialistas se coordinan y tienen objetivos comunes.

Es un modelo que están empezando a protocolizar, realizando rutas asistenciales teniendo en cuenta la opinión de primaria, para que las transiciones sean lo más ordenadas posibles y que todo el mundo se beneficie al máximo. Hay territorios, por ejemplo Girona, que ya han ido trabajando estas rutas asistenciales. Es una forma de sentarse en una mesa todos los profesionales, empezar a hablar y coordinarse. Es lo de la cartera de servicios: quién hace qué, cuándo lo hace, porque lo hace, y con qué información. Algunos territorios que lo han ido trabajando van reportando mejoras en la calidad, la reducción de los tiempos de espera, las pruebas que deben hacerse que se hagan en el tiempo establecido, intentar tener dentro de los equipos de primaria expertos en estas enfermedades, incorporar a otros profesionales (del campo de la rehabilitación, fisioterapeutas, etc).
Es verdad que cuesta, pero con la visión de estos más de diez años vemos que se avanza y va transformándose. Lo que nos hace ser más optimistas. Tanto esfuerzo va teniendo sus frutos.

¿El reto es disponer de indicadores cualitativos además de los cuantitativos?

Nuestro sistema de salud todavía tiene carencias con el objetivo de plantear objetivos cualitativos y que midan los resultados de las intervenciones en salud en el campo de las enfermedades del aparato locomotor. Tenemos escalas de medida, como los PROMS (patient-reported outcomes o medidas de resultado reportadas por el paciente), que recoge los resultados sobre la salud, y los PREMS (en cuentas de resultados de salud, experiencias) que relatan la experiencia del paciente en el ámbito asistencial. Por el momento no son escalas que hayan estado muy presentes en los sistemas de información compartidos. Si no tenemos fácil poder recoger estos datos, es muy difícil poder evaluar en relación a nuestras enfermedades. Se está desarrollando la historia clínica electrónica, que será la evolución de todos los sistemas de información hacia una única historia clínica. En este contexto se está trabajando para implementar estos PROMS. De modo que todo el mundo podrá trabajar y tendremos más capacidad de poder evaluar. También se están desarrollando Apps que permitirán que los propios pacientes puedan ir registrando desde su casa los datos que nos interesan, y que se refieren a su estado de salud.
A nivel de PRENS estamos trabajando los dolores de espalda. Queremos saber qué variables son las relevantes. A ver si podemos disponer de alguna herramienta fruto de la experiencia del paciente.

Sobre la participación de los pacientes, trabajamos para que haya presencia de nuestro colectivo. ¿A nivel del Plan Director cómo se recoge esta participación?

A nivel del Plan Director se ha tenido en cuenta la participación a través de un consejo asesor. A partir de ahora está pendiente ver cómo se organizará. Por lo que se refiere al nuevo Plan de rehabilitación, a partir de grupos focales con pacientes, se ha recogido su experiencia cuando han sido atendidos, lo que ha aportado información valiosa sobre ámbitos de mejora.

¿Qué ha significado para ti poder estar en primera línea de un proyecto tan ambicioso como el Plan Director?

Ésta es la pregunta más difícil. Para mí ha significado la culminación de una carrera y trayectoria. Yo vengo del mundo asistencial. Me especialicé en Reumatología, pero hay muchas cosas que un especialista desconoce del sistema. Fui a parar a un hospital como único reumatólogo, en el que me tocó organizar toda la atención a las enfermedades reumáticas. Ya tenía claro entonces que las enfermedades reumáticas van más allá de las puertas del hospital, es primaria que atiende a la primera consulta, por lo que debía establecerse puntos de contacto. Cuando di el salto al Plan director el territorio ya no era la comarca sino toda Cataluña. Intenté aplicar la misma filosofía con la que había trabajado, intentar mejorar la organización del sistema. Todo un reto, muy interesante, muy enriquecedor y cuando ves que hay cosas que avanzan y mejoran es de mucha satisfacción.
En estos 10 años conoces a mucha gente de este mundo que también es muy enriquecedor, porque te ayudan a ver las cosas desde muchos puntos de vista distintos. Por tanto, aprendes muchísimo, que es de lo que se trata, y te das cuenta de la calidad profesional y humana que forma parte de nuestro sistema de salud.

volver